BREAKING NEWS

miércoles, 1 de noviembre de 2017

¿No ves resultados?: Cinco razones por las cuales quizás no estás mejorando



Tomen nota. Muchas veces pensamos que estamos haciendo las cosas bien o que si lo hacemos a medias conseguiremos al menos algunos resultados. Lo importante que tenemos que entender es que la disciplina, el compromiso y el trabajo duro harán que los resultados lleguen por sí solos. El cuerpo no miente y si no ves resultados en ti, quizás estás cometiendo algunos de los siguientes errores. No olvides que puedes escribirnos siempre a nuestra cuenta oficial de twitter: @BellezasEntrena.
Foto: @thewesttwins

ADVERTISEMENT



No dormir lo suficiente: Esencial, importante, sin excusas. Mientras duermes el cuerpo produce hormonas que ayudan a repara y reconstruir el tejido muscular, y así poder entrenar mejor y conseguir mejores resultados.

Poca recuperación o mucho entrenamiento: Ambas son perjudiciales. Si nuestros músculos no se recuperan bien o si generamos un sobreentrenamiento innecesario, sin duda generaremos lo contrario a lo que esperamos obtener. Hay que saber poner los descansos precisos y periodizar los entrenamientos. La clave es saber escuchar a nuestro cuerpo.

Estrés: Lamentablemente el estrés es un punto importante del día a día de cualquier persona. Todos estamos expuestos al estrés, pero debemos saber manejarlo para poder conseguir un desarrollo no solo en nuestro cuerpo, sino a nivel personal, profesional, académico y en todo sentido, en general. ¿Qué pasa con el estrés? Eleva los niveles de cortisol, lo cual hace que se eleven los niveles de azúcar en sangre y esto pone al cuerpo en un estado de catabolismo (lo peor para nuestros músculos). Además el estrés genera mal humor, mal sueño, etc. Tratemos de controlar el estrés para mejorar.

Entrenar siempre lo mismo: El cuerpo puede acostumbrase fácilmente al mismo entrenamiento, y eso es lo que no queremos, ya que debemos motivar a los músculos a trabajar para conseguir lo que queremos. Es importante sacar al cuerpo de su estado de confort, de la homeostasis. ¿Cómo? Realiza variaciones, ya sea en los ejercicios, el peso, las repeticiones, tiempos de descanso, etc. De esta forma, tendrás a tu cuerpo y a tus músculos con un estímulo para seguir y siempre motivados para lo que viene.

Comer mal: Si crees que el ejercicio te dará todo lo que necesitas, estás muy mal. La nutrición lo es todo en un plan de transformación. Recuerda que la nutrición, el entrenamiento y el descanso siempre van de la mano. Hacer mal o deficiente uno destruirá todo lo bueno que puedas hacer con los otros. Es sencillo: Si tu requerimiento nutricional no cumple con tus necesidades diarias (eso quiere decir, si no consumes lo que tu cuerpo necesita) nunca podrás llegar a tu objetivo.

MÁS DE CONSEJOS:


MIRA TAMBIÉN:

Publicar un comentario